Almas muertas

Una de mis ultimas lecturas ha sido la novela rusa Almas muertas de Nikolái Gógol, publicada en 1842 es considerada como el Don Quijote de la lengua rusa y en la que se asemeja en su forma de narrativa. Almas muertas es una novela que relata con pelos y señales la vida rural de la Rusia del principio del siglo XIX, donde los campesinos eran propiedad de terratenientes, eran comprados y vendidos como si se tratase animales. Almas las llamaban, compraban y vendían almas, incluso como relato la novela, almas muertas. Nikolái Gógol escribió una segunda parte de la novela, Almas blancas, retrato tan fielmente a la sociedad rusa que decidió quemar la novela y no publicarla, al escribir esa novela le hizo enfermar y murió al poco tiempo uno de los más grande de la literatura rusa, que con sus prosas consiguió engañar a los censores de la época.

La similitud con Canarias es aterradora. En Rusia a los campesinos de forma despectiva se les llamaba mujik, ( Es el termino como llamaban despectivamente a los campesinos ante de la revolución Rusa) en Canarias mago o mauro, pero no eramos más que almas al servicio de terratenientes que nos exprimían cueles limones. Hasta hace poco más de 240 nuestra gente era obligada a emigrar al nuevo mundo a cambio de que los terratenientes y las élites comerciales pudiesen comerciar con las nuevas colonias, el tributo de sangre. Lo más crudo de todo es que nada ha cambiado, en esta bendita tierra un obrero trabaja de media más horas y con menor sueldo, que la media del estado español, no hemos dejado de ser almas que las élites coloniales explotan a su placer amparados por el colonialismo español.

Cuando las élites coloniales quieren abaratar la mano de obra la importa, como ha sucedido los últimos 10 años, no se vayan a creer que el fenómeno de la inmigración de los últimos  años es casual, en el colonialismo no hay casualidades, nada es casual,está todo atado y bien atado. Para que funcione un sistema colonial como el de Canarias se necesita varias cosas, mano de obra barata y gente dócil y fácil de manejar y engañar. Esto se consigue con un sistema educativo hecho a medida del colonialismo donde se les inculcan un sentimiento de inferioridad desde la más tierna edad y que a su vez es una maquina bien engranada para fabricar mano de obra barata, no es casual que Canarias sea la comunidad autónoma donde menos de invierta en educación por habitantes. Cuando las élites coloniales quieren aumentar sus beneficios y quieren reducir los costes, la forma más sencilla de abaratar la mano de obra es importarla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s